La psicología detrás de ¿Por qué dejamos todo a medias?

¿Por qué muchas veces no terminamos las metas que proponemos?, ¿por qué empezamos algo con emoción pero eventualmente no lo terminamos?, ¿qué hay detrás de la mecánica de hacer las cosas?, ¿cómo nos comportamos en estas situaciones?

En psicología, antropología y biología, comportamiento es la manera de proceder que tienen las personas u organismos, en relación con su entorno o mundo de estímulos. El comportamiento puede ser consciente o inconsciente, voluntario o involuntario, público o privado, según las circunstancias que lo afecten. – *Wikipedia *

Voy a exponer un par de casos prácticos que a mi juicio afectan directamente en el arte “de terminar las cosas”, el ejercicio se basa principalmente en como nosotros percibimos la duración del tiempo y como nos afecta cuando estamos aburridos, emocionados o indiferentes.

Somos orientados al presente

Básicamente nos preocupamos por nuestro por lo que sucede en nuestro presente y de cómo nos vamos a beneficiar a corto plazo de cualquier acción que estemos haciendo, a esto se le llama un presente hedonista, que no es más que el hecho de vivir sin preocupaciones y disfrutar del placer al máximo, ¿nada mal verdad? Pues ni tanto…

Cuando algo nos gusta lo podemos hacer por muchas horas ya que estamos emocionados y el tiempo pasa muy rápido puede ser ver una película, deportes, series de televisión, videojuegos, etc.

Por otro lado si estamos muy acostumbrados a realizar tareas hedonistas, cuando algo implica un algún esfuerzo sin ninguna gratificación inmediata deja de ser tan atractivo eso hace que el tiempo empiece a moverse más lentamente lo que nos lleva al aburrimiento, si la cosa se pone muy aburrida pues entonces tendemos a procrastinar, si continuamos procrastinando por mucho tiempo es muy probable que nos lleve a dejar lo que estamos haciendo por completo.

No nos gusta fallar

Cuando queremos hacer algo, por ejemplo si esto se nos ocurre entre la semana, por lo general lo dejamos para cuando tengamos un poco de tiempo libre digamos el fin de semana, se llegó la fecha o un par de días después y lo último que hicimos fue terminar lo que habíamos dicho por lo cual nos envuelve la culpa y como no nos gusta fallar le pasamos la responsabilidad a la madre de todas las excusas y exclamamos a todo pulmón: “es que no tengo tiempo” y sus variantes “no tuve tiempo”, “pase ocupado”, “tuve un contratiempo”, pues de esa manera nos quitamos la carga de aceptar que en realidad que fallamos de ahí simplemente dejamos el tema y ya no hablamos de eso.

Subestimamos

Para cosas como el trabajo o la escuela les dedicamos tiempo para hacer lo que tenemos que hacer porque a menudo hay muchos motivos que nos generan motivación (un salario, ascenso, un título, mejoría de estatus social, etc.) pero cuando decides hacer algo por tu cuenta a menudo subestimas que tan difícil o cuanto tiempo que nos puede tomar terminar algo, ya que siempre nos imaginamos un “camino ideal” y no consideramos ningún tipo de improvisto que podamos tener.

Bajo esas circunstancias cuando realizamos que lo que tenemos que hacer se pone difícil ya sea por el tiempo o el esfuerzo que le tenemos que dedicar, nos damos cuenta que no era tan fácil como habíamos pensado y nos desmotivamos dejando poco a poco que nuestra tarea muera.

No tenemos un plan

Muchas veces nos planteamos algo que queremos hacer y simplemente marcamos la meta, pero se nos olvida el camino de cómo vamos a llegar desde el punto de inicio hasta el final, es como si quisiéramos visitar un lugar en una ciudad que no conocemos sin un mapa, simplemente nos perdemos.

Creemos en los medios

Los medios nos bombardean con historias de éxito de personas que han logrado hacer cosas increíbles ya sea deporte, negocios, música, etc. Lo que no nos cuentan es todo lo que tuvieron que hacer lograr ese objetivo, fíjate en las fechas de inicio y fin de estos tres famosos proyectos:

Jack Ma se convirtió en el hombre mar rico de china cuando su compañía Alibaba, salió en IPO (Bolsa de valores) en el 2014, pero Jack creó Alibaba en 1999 y su meta en esa época era salir en IPO en el 2002, no lo logro sino hasta 15 años después, para que me creas te dejo un video de Jack Ma motivando a su fuerza de ventas en 1999:

Bill Gates empezó Microsoft en 1975 pero no fue hasta en 1985 fue cuando realmente empezó a tener éxito cuando lanzó su primera versión de Windows basado en una interface gráfica.

Andrés Moreno, el creador de Open English, empezó su empresa en el 2006 y no fue lanzada comercialmente hasta en el 2008, Andrés pasó un año durmiendo en el sofá de un amigo y 2 años construyendo algo que en el 2012 se convirtiera en una empresa de éxito.

Hay un sinfín de historias que cuando empiezas a buscar y ves en los detalles no todo es color de rosa ni todo es lo que importa es el presente sino ser más orientado con un plan (mapa) a futuro, pero eso no te lo cuenta nadie tu lo tenes que buscar.

Conclusión

Son muchos los comportamientos que podemos tener a la hora de hacer alguna tarea o una meta, es importante identificar cuales nos afectan en nuestra productividad y sobre cuales tenemos que trabajar para mejorar y ser más eficientes a la hora de terminar lo que empezamos.

Para mí hay una etapa intermedia cuando estás haciendo una tarea ala cual le llamo momento de inercia y no es nada más que seguir trabajando sobre tu objetivo y como en una maratón a medio camino lo único que importa es seguir corriendo por mucho que falte y lo cansado que estés, vencer y pasar este momento de inercia es lo más difícil y es donde muchos nos quedamos y abandonamos, una vez se logra vencer esta etapa te motivas por el simple hecho de que vas a terminar, se renuevan las energías para seguir adelante y terminar lo que te propongas.

Diagrama de metas

Yo he estado de los dos lados de la ecuación y les digo es mucho más gratificante el hecho de saber que terminaste algo por muy largo y difícil que se mira el camino también no basta con hacerlo una vez sino ser constantes hasta que se forme hábito y sea parte de tu ADN, cuando hemos superado esa barra entre el hacer y no terminar muchas cosas sorprendentes pueden suceder.


Cover Mario Pleitez

Pedro Muller

Emprendedor, geek, software developer, "wanna be writer", life-hacker, adicto al café, humanista, foto-amateur, amante de la música.