Por qué emprender siendo empleado

La verdad cuando me dijeron hace unos 10 años, “mira, tengo una idea para un negocio, porque no hacemos “esto” y tu te encargas de crearlo y yo de venderlo”, lo primero que se me vino a la mente fue “¿y para que si así estoy bien?, además ¡no creo que tengamos éxito! y esto no es para mí, este tipo está loco”, triste pero cierto, ahora que lo pienso, las razones por las que no decidí hacerlo fueron principalmente por el miedo a lo desconocido y por comodidad, es muy probable que si en ese momento lo hubiera hecho, mi vida fuera totalmente diferente de lo que es ahora, lo malo es que los “hubiera” no existen.

Muchos años después decidí emprender apostándole a mis fortalezas y a lo que he venido haciendo a lo largo de los años, una plataforma web ¿Por qué lo decidí?, por curiosidad, ambición, confianza y además por hacer un producto que fuera totalmente de mi creación (y el equipo), sin clientes, jefes y otro tipo de gente que este metiendo la cuchara de cómo hacer las cosas.

Estas son un par de lecciones que he aprendido desde que decidí seguir la meta de emprender y hacer mi propia empresa y a la vez tener un trabajo a tiempo completo, quizás el cómo lo hice puede ser tema de otro post, aquí les van:

Pues al empezar es muy común que no tengas todos los recursos necesarios y te das cuenta que adquirirlos pues sorpresa, ”cuesta dinero”, no me mal interpreten adquirir servicios es importante, delegar y dejar las cosas a un experto en un área no tiene nada de malo, como por ejemplo el logo de tu empresa si no eres diseñador mejor que te lo hagan y no inventes hacerlo tú en “paint” o “gimp”, alguna modificación de un software, la contabilidad, en fin algo que de verdad no tienes ni idea de dónde empezar, pero a excepción de eso, cuando emprendes te das cuenta que son muchas (probablemente demasiadas) cosas las que tienes que hacer y pues no las puedes pagar todas y toca nada más que aprender e implementar al mismo tiempo, tus habilidades se van haciendo y se van formando dependiendo de la situación en la que estés, basta con que alguien más te haga una pregunta en una área nueva que has aprendido y te vas a dar cuenta de lo lejos que has llegado en conocimiento probablemente en un tiempo relativamente corto, siempre hay espacio para mejorar en tantas cosas como sean posibles, expandir el arsenal de habilidades no tiene nada de malo, porque nunca sabes cuando las vas a necesitar.

Te conviertes un experto

Aparte de ser un todólogo lo paradójico es que te conviertes también en un experto del tema que estas desarrollando en tu emprendimiento, simplemente porque no solo te toca aprender del tema sino que te casas con él, vivís, respiras, pasas pensando en el tema de tu negocio; siempre hay algo nuevo que aprender e implementar, una vez estés en “el juego” (con tu negocio corriendo), la gente te va a preguntar, unas preguntas pues “ni las vas a ver venir” otras serán muy obvias y vas a tener que responder la mayoría de preguntas que se te presenten; como dicen por ahí “la mejor manera de aprender, es tratándolo de explicar” y resulta que en el proceso de la nada te vas convirtiendo en un experto en tu tema.

Realizas que el tiempo es oro

Si eres empleado y tienes un trabajo de 40, 50, quizás 60 horas a la semana y te planeas emprender lo primero que me vas a decir es “estás loco que no sabes que no tengo tiempo” entre la familia y el trabajo “simplemente no puedo”, pues esa es la excusa más barata que he podido haber escuchado y también la más común, recuerda el 20 por ciento del esfuerzo hace el 80% del trabajo.

El día ya no tiene horas sino que tiene segundos, en donde cada segundo es importante, siempre tienes que ver como optimizarlo y utilizar lo más que se pueda de él, al tener un “horario limitado” hace que seas eficiente utilizando el poco tiempo disponible, valoras la inversión de tu tiempo en segundos no en horas.

No hay arma más poderosa que la fuerza de voluntad - Bruce Lee

Nada pasa de la noche a la mañana, pero el que aguanta es el que gana:

Hay un par de historias que siempre me han llamado la atención es de gente que ha empezado sus empresas teniendo un trabajo a tiempo completo.

Craig Newmark, trabaja en una firma financiera en san francisco cuando decidió emprender y trabajar en su tiempo libre en una lista de correos de amigos el cual tenía el motivo de intercambiar cosas y ofrecer servicios, con el tiempo y pensando más en el tema decidió construir Craiglist en su tiempo libre, la cual es una de las plataformas más grandes de anuncios clasificados de estados unidos.

Derek Sivers empezó su negocio llamado CD Bady, el cual fue una de las primeras tiendas que vendían música “alternativa” por internet, mientras trataba de tener éxito como músico a tiempo completo.

Orville Gibson era un vendedor que decidió comprar un taller para hacer lo que amaba en su tiempo libre y era hacer instrumentos musicales, Gibson era fanático de las mandolinas, le tomo 16 años perfeccionar el procedimiento para hacer y crear sus instrumentos, hasta que finalmente pudo dejar su trabajo y enfocarse exclusivamente en hacer instrumentos, las guitarras Gibson son una de las marcas más reconocidas a nivel mundial.

Tan fácil como “querer es poder”, no hay excusas.

Te expones a los demás

Lo quieras o no, tu negocio va a salir al mundo y pues adivina tú también con él, sino estas detrás tampoco es que camine solo, vas a conocer tener más reuniones, eventos, etc. y por ende vas a conocer más personas pues es básico en los negocios hacer tu red de contactos o networking, pero no viene gratis, al hacer eso te expones tu como persona y tu negocio a unos puede que les haga clic a otros les importe un pepino y algunos que simplemente te van a querer pegar un martillazo en la cabeza y decirte lo mal que te ven, otros te van a querer validar y cuestionarte, en fin exponer no solo a la empresa sino tú también.

La creatividad se hace tu mejor amiga

Si eres empleado es probable que no tengas dinero para invertir y si tienes no es mucho como para operar por un tiempo prolongado sin preocupaciones, de ahí el ingenio para ahorrar gastos, maximizar el alcance de tu negocio, crear estrategias, planear, ver datos, obtener retroalimentación y pensar en las mejores soluciones para cualquier cantidad de problemas y retos que se te presenten en el día a día, en donde el único ticket de salida es ser creativo y pensar lo más que se pueda “out of the box”

Retienes neuronas

“Nuestro cerebro para mantenerse en forma, necesita desafío, exigencia, cambio, mobilidad” – Sblomo Breznitz psicólogo y coach de ejercicio mental.

Así como la falta de ejercicio lleva a la pérdida de masa muscular, fuerza y animo; de igual manera eso pasa con el cerebro sino se ejercita pierde neuronas y conexiones, capacidades y flexibilidad para reaccionar a su entorno, pues que más que emprender y para poder conservar un cerebro sano y en forma.

Sale el vendedor que todos llevamos dentro

Toda persona que está liderando un negocio no puede negar que uno de los factores más importante es la venta de tu producto o servicio, etc. y aunque no seas vendedor “te toca vender” lo quieras o no, con cada palabra que dices y de tu emprendimiento “vendes” no hay vuelta atrás; desde estar hablando con tu amigo, vecino, también al enviar un correo, ir a un programa de tv, una radio o hacer un pitch con un inversionista siempre tienes que estar listo para persuadir y vender, el que no sepa que está vendiendo entonces está más perdido que la china en el bosque.

Para cerrar obtienes un gran regalo a cambio

Ya no eres el mismo, eres otro, simple cambias para “mejor” no hay vuelta atrás.


Cover: rgmcfadden

Pedro Muller

Emprendedor, geek, software developer, "wanna be writer", life-hacker, adicto al café, humanista, foto-amateur, amante de la música.